martes, 19 de junio de 2012

Desentrañándome...




Cuando algo llega, no llega solo.. sea bueno o malo, conlleva una serie de consecuencias que sin duda serán daños colaterales en menor o mayor medida.
Voy a odiar que sea por mí.
Hay que tener cuidado con lo que se desea, porque a parte de la posibilidad de que se haga realidad, puede hacerlo multiplicado.
Hoy me siento como un péndulo desgastado oscilando en el centro de cuatro caminos, desgastado en apariencia pero latente por dentro, como una bomba pidiéndo ser explosionada.
Sin embargo, tú no ves nada... piensas que dispones de tiempo para encontrar el código que pueda activarme y yo... no tengo tiempo para eso.
Ya no tengo tiempo para el tiempo...
Lo quiero ahora y lo quiero a lo grande, que sea tu camino el que haya de seguir, que sea tu mano la que consiga hacerme estallar en mil pedazos con toda esa pasión que merecen las cosas que hacemos, lo que realmente queremos..
Y mientras tú piensas cómo.. otros lo van probando adelantándose a tus pasos.
Necesito intensidad, necesito sentirme viva y sólo lo consigo sintiendo.
No preciso de grandes cosas, sí de cosas a lo grande.
No puedo evitar ser como soy, no sé utilizar la calma porque para mí es contrariar a las " ganas "...
Vivo cuando no pienso, cuando me dejo llevar, cuando sucumbo a la más inaudita locura porque sólo así entiendo el Amor.
Cuando los detalles son inesperados y nada sigue un guión... cuando me roban el pensamiento, cuando las ganas de descubrir me comen... cuando todo gira entorno a una misma cosa, sentimiento o sensación... cuando eso mismo es el centro de unión de dos personas en una.. su fusión en un mismo momento, no es posible hablar de tiempo.. cuando deseas vibrar, que te roben deliberadamente el corazón..
No es posible hablar de tiempo, cuando éste se consume, no cuando el momento es ahora.
No puedes permanecer en ese letargo cuando espero que seas tú... no puedes pedir calma a quien pide torbellinos, entra en mi vida  y descolócala por completo.
Sé tú... sé tú a quien tanto esperé.
Sé tú.. porque sigo esperando.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

En ese cruce del que hablas se vislumbran varias sombras por diferentes caminos para intentar alcanzar el péndulo y descolgarlo, ojalá alguna de ellas lo consiga, pues eso conllevaría tu felicidad. Las locuras están bién porque llevan a sentir pasión, pero en su mayor parte no acaban bien y son de corta duración (cuando se es joven es cuando más locuras de amor se comenten), sin embargo una relación creciendo con buenos cimientos desde una base bien asentada tiene más posibilidades de llegar a buen puerto y ser más duradera. A veces es tan sencillo como elegir, una locura intensa y corta o una relación estable y longeva.

Un besote................. JobitO

RöB Dangal® dijo...

Hola Una Más!
Sólo es cuestión de darle una oportunidad a quien así lo merezca, no?... ;-)
Beso grande!!


RoB

Lunático dijo...

"no sé utilizar la calma porque para mí es contrariar a las ganas..." me ha encantado esa frase, sobre todo por que yo tampoco se utilizar la calma en esas situacioens.

Besos rabiosos

RECOMENZAR dijo...

Maravilloso tu texto salido de una mente poeta

GGM dijo...

Andás perdida.