jueves, 24 de mayo de 2012

Agonías..

Siento que me ahogo, que las palabras que no dije se me enquistan en el estómago estrangulándome las entrañas. Tal vez ni siquiera merecían ser dichas sino escupidas.
Hoy siento.. siento que me duele el orgullo y me come por dentro la indignación. Siento como si una enorme mano de metal, apretara mi estómago sin acabar de arrancarlo.. sin dejar de intentarlo.
Los pensamientos se amontonan en la cabeza, golpeando..luchando por su liberación y las palabras se clavan en mi garganta oprimiendo el pecho, dificultándome el respirar.
Si al menos pudiera llorar.. Si al menos pudiera vaciar algo de mis adentros, si pudiera ser reversible como una simple prenda de vestir..
Necesito vomitar lo que llevo dentro para que deje de cangrenarse, porque siento que se pudre y esta carga es algo que no me pertenece.Aún así la siento royéndome el corazón.
Nunca he deseado mal a nadie y esta vez tampoco será la primera, sólo confío en que la vida devuelva a quien le pertenezca todos y cada uno de estos insufribles sentimientos.
Que la impotencia y la rabia guien unas cuantas horas de su vida.. que le duela, pero no sólo cuando sea culpable.
Que sienta.. que se sienta como un puto muñeco de trapo.

3 comentarios:

GGM dijo...

Si quieres, salimos a golpear a palos a quien sea.
Hoy me he levantado guerrera. Mentira, no me he levantado porque todavía no me he acostado ;)

Arriba esa fiera que hay en ti, cojones, que si eres capaz de escribir un texto que toque tanto tantas fibras sensibles, qué no podrás hacer.

Un abrazo de esos de los que vienes corriendo y se chocan tetas contra tetas y acaban las dos en el suelo xD (es el café... jajaja)

tomas danberg dijo...

no sé, es tan intima la agonía, que solo paso a dejarte un abrazo

carmeloti dijo...

Respira... llena esos pulmones de aire.
Desintoxica tu mente de ese dolor, no pasa nada, grita, reclama, y pide cuentas... el olvido no mata, aunque si destruye, corrompe y agría. Sé inteligente e higenica sentimental contigo misma, todo lo que no te corresponde sáclo fuera, escupe o vomita.

Nadie se muere por nadie, porque nuestra vida ya está pagada, el aire es gratis y el desamor no se sirve con cianuro.

Anímo el abandono y el olvido son enfermendades sentimentales con curación asegurada, la maldad es crónica.